Pages Menu
Facebook
Categories Menu

La Poda

La aplicación de la poda como técnica de cultivo en el viñedo tiene su origen, o al menos las primeras documentaciones encontradas, en la antigua Grecia.
Han ido apareciendo nuevas técnicas de poda, pero en el fondo la filosofía y el modo de ejecución sigue siendo el mismo.
La vid es una planta acrótona, es una liana que estado salvaje vive en el sotobosque y trepa sobre los árboles en su competencia por la luz. La forma que adoptan las cepas se debe a la conducción y poda que realiza el viticultor.
Hoy en día la poda en la vid es la práctica cultural que más conocimientos requiere, y cuya realización, en contra de la opinión general, reviste mayores dificultades.

Se trata de una operación anual en la cual eliminamos madera, para evitar la formación de cultivos intrincados, limitando el número de yemas, y por consecuencia el número de inflorescencias, adaptándolo a las posibilidades fotosintéticas de la cepa y por lo tanto regulando la calidad de la uva.
En nuestros viñedos, el principal sistema de conducción es libre o también conocido como formación en vaso. Este tipo de conducción, sin apoyos ni tutores es la única manera que existe de formar y dimensionar la cepa. Se realiza mediante una poda corta y severa. En La Rioja requiere la formación de tres brazos, con dos pulgares por brazo y dejando una carga de dos yemas por pulgar.

Share This