Nuestra filosofía

La vida de nuestra familia siempre ha ido unida a la viticultura. Desde hace varias generaciones, tanto la familia Pangua en San Vicente de la Sonsierra, como la familia Sodupe en San Asensio, se han dedicado al cultivo y producción de sus propios vinos.

Pedro, desnietando.
Los orígenes
Pedro, desnietando.

La historia de bodegas Heredad Pangua Sodupe comienza en 1989, cuando Severiano Sodupe y Roberto Pangua dos experimentados viticultores, comienzan a comercializar sus propios vinos, que ya elaboraban desde hacía generaciones en una bodega centenaria situada en el barrio de las bodegas de San Asensio (La Rioja).

Durante 10 años realizan producciones a pequeña escala con unas siete hectáreas de viñedo, dedicándose a la elaboración de vinos jóvenes para comercialización y algunas pruebas sobre como evolucionaba su propio vino en barricas de roble.

Andrea, cargando un cesto. Año 1978
El Talento

Roberto Pangua

Director General

Andrés Pangua Sodupe

Director Técnico

Nuestro camino
1989

El comienzo

Severiano Sodupe y Roberto Pangua, experimentados viticultores, empiezan a comercializan sus propios vinos.

1989-1999

Producciones a pequeña escala

Durante 10 años se dedican a la elaboración de vinos jóvenes para comercialización y realizan algunas pruebas sobre como evolucionaba su propio vino en barricas de roble.

1999

Nueva bodega, nuevos viñedos.

Adquisición por compra y por herencia de nuevos viñedos en San Asensio, Briones y San Vicente de la Sonsierra, junto a la construcción de una nueva bodega. Se amplía la gama de vinos en el mercado y comienza la elaboración de Crianzas, Reservas, Vinos de Autor y Grandes Reservas.

En la actualidad

Modelo ecosostenible

Continuando con la elaboración tradicional, apostando por la innovación y por prácticas agrícolas sostenibles y de precisión, respetuosas con la naturaleza.

El futuro

Roberto Pangua, junto a su hijo Andrés Pangua Sodupe, trabajan con 25 hectáreas de viñedo propio de una media de 45 años con un 90% conducido en vaso y un 10% conducido en espaldera, practicando una agricultura sostenible y de precisión, respetuosa con la naturaleza, y aboliendo la aplicación de abonos químicos, herbicidas y otros compuestos que pueden ser dañinos para el medio ambiente.

El terroir de las diferentes parcelas que nuestra familia posee, en su mayoría arcillo-calcáreo, nos ofrece vinos de cualidades organolépticas únicas y muy arraigadas a la zona vitivinícola de la que proceden.

Todo ésto, unido con una elaboración tradicional en bodega, pero con pequeños matices innovadores, y a la filosofía de prestar atención a cada detalle, de sus uvas y posteriores vinos, desde el lloro de la cepa, hasta la última gota que rellena la botella, hace que nuestros caldos sean capaces de satisfacer los paladares más exquisitos.

Reconocimientos