soil-2-gabriel-jimenez-jin4W1HqgL4-unsplash
En la variedad está el gusto
soil-2-gabriel-jimenez-jin4W1HqgL4-unsplash

En la actualidad Roberto Pangua, junto a su hijo Andrés Pangua Sodupe, trabajan con 25 hectáreas de viñedo propio de una media de 45 años con un 90% conducido en vaso y un 10% conducido en espaldera, practicando una agricultura sostenible y de precisión, respetuosa con la naturaleza, y aboliendo la aplicación de abonos químicos, herbicidas y otros compuestos que pueden ser dañinos para el medio ambiente.

El terroir de las diferentes parcelas que nuestra familia posee, en su mayoría arcillo-calcáreo, nos ofrece vinos de cualidades organolépticas únicas y muy arraigadas a la zona vitivinícola de la que proceden.

Todo esto, unido con una elaboración tradicional en bodega, pero con pequeños matices innovadores, y a la filosofía de prestar atención a cada detalle, de sus uvas y posteriores vinos, desde el lloro de la cepa, hasta la última gota que rellena la botella, hace que nuestros caldos sean capaces de satisfacer los paladares más exquisitos.

Nuestra región
vineyard-11

Localizadas en los términos de San Asensio, Briones y San Vicente de la Sonsierra, contamos con 25 hectáreas de viñedo propio de una media de 45 años.

La Rad es una finca de tempranillo situada en el término municipal de San Vicente de la Sonsierra, plantada hace 46 años a las faldas del toloño. La tierra es arcillo calcárea, con poco nutriente que hace que la fertilidad de la cepa baje, dándonos un racimo por pámpano de unas uvas de grano pequeño y alta concertación polifenólica.

Además, su exposición hacia el sur, hace que estas uvas aporten una untuosidad y sensación de volumen, e incluso esa parte golosa que tiene nuestro Lagar de Pangua.

Las Canteras es una finca situada en el término municipal de Briones. Plantada en los años 60, en tierras arcillo calcáreas y aunque su contenido en hierro no es demasiado alto, es lo suficiente para aportar a la tierra una mayor fertilidad, llegando a la media de racimos por pámpano del tempranillo 1,7.

La finca está dividida por un camino, el cual nos marca la calidad, tenemos a la margen izquierda una parte con ladera, donde la fertilidad de la cepa no va a llegar a 1,2 racimos por pámpano, y la parte derecha, que es más llana y por consiguiente ahí, si que llegamos al 1,7 anteriormente comentado.

Debido a su terruño y dado que es una finca expuesta al nordeste se sabe que la maduración de la uva va a ser compleja, por lo que se realiza un aclarado de racimos año tras año, sobre todo en la parte llana ya que en la ladera hay años que no es necesario.
Estas uvas, debido principalmente a su exposición nos aportan frescor y acidez en los vinos, así como la untuosidad típica de viñedos antiguos.

El Pozo, está situada en el término municipal de Briones. Tempranillo conducido en vaso, son tierras arcillosas, con alrededor de un 10% en caliza, lo cual hace que sean tierras fértiles, en las que la cepa no acusa sufrimiento, excepto en la última fase de maduración en la que se produce un agostamiento precoz de la hoja, lo que conlleva una sobremaduración muy sana de la uva, consiguiendo una alta concentración de sabores y aromas en la misma.

El Emparrado, finca de tempranillo, situada en el término municipal de Briones, justo encima del pueblo de San Asensio. El sistema de conducción de la masa vegetativa es el emparrado, en tierras arcillo calcáreas, en las que en la zona de la cabezada podemos encontrar hasta un 17% de caliza. Son tierras en las que la cepa sufre un alto estrés, tanto en el crecimiento como en maduración, pero debido a su exposición norte-noreste conseguimos que sea una uva fresca, capaz de aportar la acidez en el vino suficiente, como realizar un cupage y conseguir un vino equilibrado en el paso por boca.

Encima del Ojo, un viñedo de tempranillo con más de 40 años y conducido en vaso. Lindando con el emparrado, en esos terruños, con altos contenidos en caliza e igual exposición, la principal diferencia es la conducción. A nuestro modo de ver, y aunque el sistema de conducción en vaso es infinitamente más incomodo de trabajar, y con ésta experiencia de tener dos fincas colindantes, vemos después varios años, como en la viña no emparrada debido principalmente al vigor, se adapta mucho mejor dándonos un equilibrio en la uva excepcional, tanto en cualidades organolépticas, como en azúcares, acidez, compuestos polifenolicos, etc. Este equilibrio en la uva es debido al equilibrio de la cepa. La cepa en vaso es una cepa mucho más equilibrada, con un vigor más controlado, y además de esto, la superficie foliar expuesta alcanza un 10% más que la espaldera o emparrado.

Según observamos en las mismas condiciones conseguimos una uva diferente en cuanto a las cualidades, consiguiendo mayor cantidad de azucares, así como una equilibrada acidez y una complejidad organoléptica infinitamente mayor en el viñedo conducido en vaso, ya que esté es mucho mas equilibrado en cuanto a producción-calidad.

Las Huérfanas, situada en San Asensio, finca dividida en dos partes, la margen izquierda nos da unas increíbles uvas de tempranillo y la derecha una viura admirable. Finca típica de la zona de Rioja-Alta plantada hacia los años 60, situada una de las terrazas próximas al Ebro, de exposición Este, y terruño marcado por ser arenas en la parte alta y arcillas en el inferior, se caracteriza por ser una tierra pobre, con alto poder de drenaje, dificultando la absorción de las raíces, crea una alto estrés hídrico en las vides a partir de septiembre, dándonos una uva muy equilibrada, con muchos aromas y sabores.

El Camino de Santo Domingo, un tempranillo situado en la parte alta de la bodega, una finca de exposición Este, terreno arcillo-calcáreo con cepas de más de 45 años, produce uvas de tamaño medio y cantidad media debido a la fertilidad de la tierra, a mediados de Agosto se le realiza un aclareo, para que la uva realice una buena maduración.

Campos salvos, pago de tempranillo de alta calidad, con una fertilidad corregida a lo largo de los años mediante podas severas, hemos conseguido el racimo pámpano, esta situado en una terraza con exposición sur, el terruño es arcillo-calcáreo y contiene cantos rodados lo cual produce una mayor lixiviación, las uvas que produce son de grano inferior a un centímetro y medio de diámetro y mediante una técnica de deshojado precoz, conseguimos que el racimo quede suelto. La uva perfecta para vinificación de vinos de guarda.

Siete esquinas, viñedo de tempranillo, de exposición Este, son tierras fértiles en las que hay que controlar el vigor de la vid, conseguimos uvas con una alta acidez, que aportan frescor al vino, uvas perfectas para hacer un coupage y conseguir equilibrio en los vinos.

La Burra, viñedo de la variedad garnacha, de media producción, excelente para realizar claretes, y coupages con tempranillos ya que son uvas de menor carga polifenólica que el último y caracterizadas por aromas y sabores frutales. El sistema de conducción del viñedo es la espaldera, es una variedad muy vigorosa aunque este en un terruño de muy baja fertilidad.

Los cuadros, pequeño viñedo de tempranillo cuyo sistema de conducción es la espaldera, es joven, unos 12 años y aún no ha entrado en esa edad que permite a la vid una autoregulación y equilibrio que hagan que la uva sea de la misma calidad, aunque si bien es cierto, con las técnicas, que en el caso de nuestra bodega aplicamos, intentamos que la producción sea equivalente año tras año, consiguiendo un equilibrio en crecimiento del viñedo que el mismo traslada a una fase de maduración correcta.

Plantada en 1965 con un marco de 2.20m por 1.10 m. en terroir arcillo-calcáreo y orientación norte, es una viña con un gran encepado, sin vegetación dirigida. Con estas características nos proporciona una uva untuosa pero a la vez fresca, con un pH equilibrado. El resultado son unos vinos equilibrados en paladar, que apenas necesitan intervención en bodega.

Plantada en 1965 es una viña similar al poblazo, misma orientación, terroir muy parecido y mismo marco de plantación. Ambas viñas están separadas apenas 100 metros.

Pequeño viñedo de unos 1900 metros situado en una de las laderas que rodean el pueblo de San Asensio. El viñedo fue plantado en marco en 1960 lo que junto con su exposición hace que nos dé unas uvas con alto contenido en azúcares y un frescor menos elevado que las uvas con orientación norte.

Plantada en San Vicente de la Sonsierra en el año 2002 en el término de Mindiarte, proporciona una uva untuosa debido a su exposición este, con un gran contenido en azúcares. Debido a los vientos del norte hubo que dirigirle la vegetación, por lo que le cuesta madurar unos días más que al resto de viñedos de la zona.

Finca situada en Briones con una exposición noreste aporta frescor al vino, al tener la vegetación dirigida el contenido de azúcares no es tan elevado como en las de vegetación libre lo cual nos va a proporcionar un vino fácil de beber.

Finca situada a escasos 40 metros en la vaguada del Ebro , con exposición noroeste y una inclinación mayor al 15%. El suelo está formado por cantos rodados y arenas, lo cual le aporta a la uva un toque mineral muy interesante para realizar vinos envejecidos en madera.

Situada en San Vicente de la Sonsierra a las faldas del monte Toloño encontramos este viñedo de exposición sur que nos proporciona uvas de alto contenido en azúcares proporcionando al vino untuosidad en el ataque y un tanino goloso aportando longitud al vino.

Viñedo situado en San Vicente de la Sonsierra a los pies del Monte Cantabria, el paraje es una zona de monte situada en la parte alta de un valle. El terroir que caracteriza este viñedo es arenoso con una profundidad de unos 40 cm hasta la roca. Esto hace que la planta no tenga demasiado vigor, dándonos unas uvas de grano pequeño, que junto a la exposición hace que en vendimias tomen tonos amielados.

La cantidad de azúcares de la uva es elevada, aunque esto no impide que tanto el frescor como el pH estén bien equilibrados, lo que nos ayuda a ensamblar la parte dulce del vino con los taninos aterciopelados que nos aporta.

Viñedo situado en las terrazas del Ebro, plantado en 1991 en San Vicente de la Sonsierra, a pesar de su juventud, apenas 30 años, es un viñedo de características únicas respecto a la exposición norte y su terroir pobre. Nos dá unas uvas de grano pequeño muy equilibradas tanto en cantidad de azucares, pH, acidez o carga y calidad tánica. Unas uvas perfectas para realizar un vino de larga guarda es decir reservas que salen al mercado en su tercer o cuarto año. Sus aromas torrefactos y especiados, que le da un toque agradable.

Viñedo situado en los límites de Briones a escasos metros del barrio de las bodegas de San Asensio, con una tierra arcillo-ferrosa, proporciona uvas grandes con un contenido medio de azúcares, aportando una acidez equilibrada y un tanino sabroso.